¡Al rico helado! Casero claro.

Los helados caseros son sin duda la forma más deliciosa de refrescarse, para todos los gustos: cremosos, en cucurucho o tarrina, de hielo o granizados, de frutas o sabores exóticos, ¡incluso helados de queso y chistorra!

Desde la Ilusión que nos mueve os proponemos hacer vuestros propios helados en casa porque entonces, no solo serán la mejor forma de soportar las altas temperaturas sino también la más sana.

 

Polo de frutas

Una receta de helado sencillísima que puedes hacer con los peques de la casa. Escoge tu fruta preferida (plátano, melocotón, fresas…) pélala y córtala a pedacitos no muy grandes.

Polo de frutas

Llena con la fruta los moldes para polos (los puedes encontrar en tiendas de menaje del hogar, hipermercados o grandes superficies) más o menos hasta la mitad.

Moldes para polos

A continuación acaba de rellenar el molde con zumo de naranja o si prefieres que sea más cremoso con alguna bebida vegetal como leche de coco o almendras. Ponles un palito de madera y al congelador.

Leche coco o almendras

En pocas horas tú y tu familia podréis disfrutar de un delicioso polo súper refrescante además de nutritivo, ¡un truco ilusionante ideal para esos peques que no quieren comer fruta!

Polo casero

 

Cremoso

Lo que sería el helado clásico, lo puedes hacer de fruta o bien por ejemplo con una base de vainilla o chocolate.

De fruta, primero haríamos un puré con nuestras frutas preferidas, corta en pedazos pequeñitos y tritura bien con la ayuda de una batidora (recuerda que si la fruta tiene pepitas retirarlas todas previo a hacer la mezcla). A este puré añádele la misma cantidad de nata montada y mezcla con movimientos envolventes par a que la nata no pierda aire.

Puré de frutas

Ahora echa la mezcla en un molde, a continuación cubre el recipiente y ponlo en el congelador. Se deja durante 45 minutos. Cuando el helado haya formado una película semicongelada, se retira del congelador, pásalo a otro recipiente y se bate a fondo con una cuchara de madera, para romper los cristales de hielo.

Helados caseros

Entonces se devuelve al congelador, otros 45 minutos. Se vuelve a retirar y se bate por segunda vez. De nuevo al congelador hasta que haya cuajado. Así queda listo ¡para servir y disfrutar!

Helado clásico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+