Pulseras Candela

Se trata de unas pulseras muy especiales que tienen nombre propio “pulseras Candela”. Están llenas de colores, se venden por toda España y se han convertido en todo un éxito. Candela empezó haciéndolas como pasatiempo mientras estaba ingresada en el hospital y ahora se han convertido en una ilusión compartida que ya ha recaudado más de 100.000 euros para la investigación del cáncer infantil en el Hospital San Juan de Dios de Barcelona.

Todo empezó en 2013 cuando a Candela se le diagnosticó leucemia e ingresó en el Hospital San Juan de Dios. Una voluntaria del hospital le enseñó a hacer pulseras para que se pudiera distraer. Candela las hacía para sus amigos, familia, médicos y enfermeras y enseñó a sus amigas Mariona y Daniela a hacerlas. Las dos niñas de 8 años decidieron llamar a las pulseras “Candela” y se pasaron todo el verano montando un puesto cada fin de semana donde vendían las pulseras y recaudaban fondos a favor de la investigación del cáncer infantil.

Tras el éxito de ventas, todos los pacientes de la planta, llamados “los chipirones” decidieron aprender y seguir el camino que había empezado Candela y agrandar así una bonita comunidad de amigos. Niños y niñas con una realidad común que encontraron en estas pulseras una forma ilusionante de entretenerse en el hospital, alentados por la idea de ayudar a niños como ellos que en un futuro se puedan encontrar con la misma situación.

Qué mejor regalo que una “Candela”, es bonito regalar algo sabiendo que estás haciendo el mejor de los regalos: donar dinero para la investigación del cáncer infantil.

Las pulseras Candela son el esfuerzo de muchas familias y amigos con un objetivo común: investigar para el cáncer infantil. Les une el conseguir que algún día esta enfermedad sea curable para todos, sin duda, lucha e ilusión no les falta.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+