Mindfulness, terapia ilusionante

El Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona ha puesto en marcha un programa para tratar con mindfulness los niños con enfermedades neurocutáneas. Una iniciativa ilusionante para ayudar a todos los niños y niñas que padecen este tipo de enfermedad de la que no existe un tratamiento eficaz contra ella.

Las enfermedades neurocutáneas son trastornos hereditarios que afectan a uno o dos de cada 3000 recién nacidos, aunque su detección se produce transcurridos algunos años y que se manifiestan en la piel en forma de manchas y tumoraciones, y que a menudo causan problemas neurológicos como trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o autismo que conlleva para ellos dificultades para aprender y relacionarse y síntomas de depresión, estrés y ansiedad.

El mindfulness es un tratamiento complementario al convencional y que incluye, según los casos, tratamiento farmacológico, refuerzo psicopedagógico y terapia neurorehabilitadora y con este tratamiento los profesionales buscan reducir y atenuar los síntomas de la enfermedad como mejorar la atención y regular las emociones así como también reducir el estrés y ansiedad de los padres y mejorar así la relación entre padres y niños.
Los talleres de mindfulness en el que participan tanto los niños como los padres tienen como objetivo habituar la mente a centrar su atención en el momento presente, una posición mental que exige prestar atención y ser consciente de lo que sucede en cada instante. Según explican los especialistas es muy importante no divagar en sobre el pasado o el futuro porque esa es la base del sufrimiento.

Padres e hijos practican esta terapia por separado. Los niños empiezan jugando en grupo y una vez bajan su energía y ya calmados hacen yoga para canalizar la energía en posiciones positivas y después relajarse observando su respiración con una explicación fácil de seguir. Con los padres se empieza con la observación de la respiración para cambiar el estado de ánimo y también se practica yoga además de ofrecerles una sesión teórica para que comprendan como funciona la mente.

Más de 40 estudios realizados en adultos han demostrado que el mindfulness tiene efectos muy positivos para combatir la ansiedad, la depresión y el dolor crónico para promover el bienestar general y mejorar las relaciones entre personas. Sin duda, una iniciativa para hacer que el día a día de los niños y niñas y su familia sea más fácil, sigan alcanzando metas y les ayude a no perder la ilusión.

Web: Hospital Sant Joan de Déu

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+