La Casa de Carlota, con sede en Barcelona y Medellín, es el primer estudio de diseño con un equipo en el que creativos con síndrome de Down y autismo trabajan de forma integrada y absolutamente normalizada con jóvenes estudiantes de escuelas de diseño, ilustradores y directores de arte.

Su fundador, José María Batalla recalca que La Casa de Carlota no es una organización de inserción laboral para personas con discapacidad, sino un auténtico estudio profesional de diseño.

Tal y como describen en su propia web, en este estudio de diseño trabajan “creativos y diseñadores profesionales, ilustradores, estudiantes de escuelas de diseño, creativos con autismo y síndrome de Down, una holandesa y un par de vegetarianos”.

Esta variedad tan poco común de talentos tan diferentes y diversos –y a la vez tan complementarios– dotan a la Casa de Carlota de una riqueza, espíritu innovador y frescura creativa extraordinarios, que sin duda se ven reflejados en las soluciones de diseño que elaboran para sus productos y servicios.

Y es que las personas con síndrome de Down y las personas con autismo suelen desarrollar de forma inconsciente enfoques únicos a la hora de abordar un proceso creativo. Siguen un pensamiento lateral, menos racional, distinto al pensamiento lógico convencional. Esta riqueza de enfoques no suele tenerse en cuenta y lamentablemente en muchas ocasiones nos perdemos las posibilidades que pueden surgir de ella.

Estas cualidades son una gran oportunidad para el sector creativo, de las ideas, el diseño y la innovación. Gracias a ellas, se introducen en los equipos creativos nuevas visiones, puntos de vista, procesos de trabajo y soluciones que no se descubrirían de otro modo. Esta ilusión por explorar y acercarse a la creatividad sin prejuicios han convertido La Casa de Carlota en un estudio de diseño referente mundial en innovación creativa e impacto social.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+