Sin importar su edad, color de piel, condición social, si son casadas o solteras, miles de mujeres en todo el mundo sufren cada día en diferentes ámbitos de su vida la desigualdad de género. Una desigualdad que equivale al estancamiento del progreso de una sociedad en todos sus sentidos pues no podemos olvidar que niñas y mujeres representan la mitad de la población mundial.

 

Conseguir la igualdad de género es de vital importancia. Los derechos de millones de mujeres a la educación, la salud, la identidad, el trabajo, la participación política y a no ser agredidas dependen de esto. Y, por encima de todo, el derecho a vivir. Los asesinatos de mujeres por su género aún son una epidemia en todo el mundo.

 

Para impulsar este cambio en nuestra sociedad el empoderamiento de la mujer es fundamental, y este concepto es el que utiliza como trayecto y meta de su acción la fundación SURT, nombre que traducido del catalán al castellano significa: salida.

 

SURT es una fundación sin ánimo de lucro formada por un 95% de mujeres que trabajan con ilusión desde el año 1993 con las mujeres y para la mujeres. Un proyecto transformador comprometido con los valores de la equidad de género, inclusión, solidaridad y transformación social.

 

Sus actividades están dirigidas a modificar la relación de subordinación y discriminación de las mujeres en el contexto económico y social y hacer efectivos los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres para conseguir así una sociedad más justa.

 

Para conseguir todo esto, se promueve el empoderamiento de las mujeres, su autonomía y su liderazgo. Hablamos de diferentes dimensiones del empoderamiento, empezando por el personal generando espacios para hacer fuertes las capacidades de las mujeres y potenciar su autoestima. También se trabaja el empoderamiento económico dando apoyo a los procesos de inserción laboral de las mujeres, especialmente a aquellas que se encuentren en situaciones de mayor vulnerabilidad social y laboral.

 

Además, también se promueve el reconocimiento de la diversidad como el derecho de todas las personas a ser diferentes, y desde esta perspectiva se facilitan procesos de acogida y convivencia intercultural.

 

El proyecto de SURT es una iniciativa que persigue y no pierde la ilusión en conseguir una sociedad más equitativa donde hombres y mujeres sean iguales en derechos y complementarios en la repartición de responsabilidades y espacios sociales y de poder. Una sociedad donde ningún sexo oprima al otro y todos podamos ser libres.

 

http://www.surt.org/

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+